Región de los Otomíes

Día de Muertos en los Otomíes

Esta cultura tiene el festejar a sus muertos ya que se organiza en el seno familiar y pasa de padres a hijos.

Año tras año desde septiembre a noviembre se celebra el día de muertos entre el grupo étnico de los otomíes, desde tiempos prehispánicos, con ritos y ceremonias que han sido practicados de generación en generación.
Entre los otomíes la muerte está ligada a la vida cotidiana ya que dentro de su cosmogonía ellos tienen la creencia que el hombre o mujer nace y muere, y tras este paso se tiene la creencia que el que muere es el cuerpo pero su alma o espíritu pasa a otro nivel (7 niveles).
El espíritu de la ofrenda otomí sufrió cambios con la invasión de los españoles imponiendo su religión, del cristianismo como oficial, ya que aquí se tenia una forma de religión así se fusionaron las dos religiones dando un sincretismo cultural y como resultado surgieron creencias cristiano paganas; así la concepción de la muerte y sus rituales cambiaron, prevaleciendo practicas antiguas.

La cultura española también presenta prácticas rituales relacionadas con los muertos, donde cabe destacar que en la fusión entre las dos culturas: española e indígena, conllevo al enriquecimiento en muchos aspectos de la vida cultural, sobre todo en el “Culto   a los Muertos”, en donde lo más  importante se manifiesta en la ofrenda tradicional de Día de Muertos
Así con esta mezcla   de ambas culturas y sus elementos, es como se conformó el ritual contemporáneo conocido como “Festividad de Día de Muertos”.

Tanto en la actualidad como en el pasado el Día de Muertos es una de las principales festividades entre los otomíes, así como también en todas las culturas e México; ya que representa un aspecto importante de la idiosincrasia en donde se conservan costumbres y tradiciones ancestrales.
Cabe mencionar que con la festividad de día de muertos se hace presente el agradecimiento a los santos cristianos y deidades prehispánicas; con el comienzo de esta celebración se hace presente el fin del ciclo agrícola con la cosecha del maíz.
El ritual que realizan los otomíes a sus antepasados muertos está rodeado de religiosidad y misticismo ya que el dia de muertos ha adquirido una gran importancia en la colocación de ofrendas dedicadas a las almas de sus difuntos. Porque para los otomíes el hombre es una identidad dual (cuerpo y alma), que al morir año con año su espíritu regresa para estar cerca de sus familiares quienes les ofrecen una ofrenda colocándola en un lugar especial de la casa.
Entre los otomíes se realiza la celebración de día de muertos la cual presenta características únicas que la hacen diferente a los otros grupos étnicos o de otras culturas del mundo.

El Otomí tiene la creencia del regreso de los difuntos a la tierra para visitar a los familiares que aun viven.
La ofrenda otomí se coloca en el suelo sobre un petate símbolo de respeto y autoridad, una de las características que cabe resaltar en este tipo de ofrendas es que antiguamente no tenia adornos ni imágenes religiosas, pero en la actualidad con la fusión de la cultura española y de la imposición religiosa ya se colocan imágenes y adornos de este tipo, ya que la convivencia con los valores cristianos provoco un sincretismo cultural.
La ofrenda se coloca en la habitación principal de la casa, por que según el pensamiento otomí, es en este lugar donde los difuntos permanecen durante la visita a la familia, además es considerada como el lugar de reunión familiar.
La primera ofrenda se inicia desde el día 29 de septiembre, fecha en que se festeja a San Miguel Arcángel, que de acuerdo a la tradición oral, se dice que es quien da permiso a los fieles difuntos de visitar a sus familiares y de propiciar su convivencia en la tierra.

El día 31 de octubre se coloca la ofrenda para los difuntos pequeños o niños.

El día 1 de noviembre se coloca la ofrenda para los difuntos mayores y se va a encender cera en el panteón, a esto le llaman “velación”.

El día 2 de noviembre a las 12:00 hrs. del medio día es cuando se marchan los difuntos.

Se tiene como creencia entre los otomíes que las almas que vienen a disfrutar de las ofrendas, se llevan la esencia de las flores, comida, bebidas y frutas.

Los elementos de la que esta integrada la ofrenda y que se colocan son:
- Frutas: naranja, lima, manzana, pera, camote, guacamote, caña, ciruela, y plátano principalmente.
- Comida: carme seca de res con col en caldo, mole, arroz, pescado, frijoles, tamales y las infaltables tortillas.
- Bebidas: agua, atole, pulque, tequila o aguardiente.
- Flores: zempoxochilt (flor de muertos), nube, y terciopelo
- Otros elementos: velas, ceras, imágenes religiosas, sahumerio, copal, fotografías de los difuntos, cigarros.

La ofrenda se coloca en el suelo sobre un petate (Describir todo lo que realizan)
Actualmente La ofrenda se coloca en dos niveles, en el nivel superior sobre una mesa se coloca toda la comida, y en el nivel inferior que es el petate se coloca toda la fruta. En pencas de maguey se colocan las velas y cirios. En jarrones de barro se colocan las flores. El sahumerio y el copal se usan para purificar y aromar el lugar de la ofrenda. Con los pétalos de la flor de zempoxochilt se hace un camino con una cruz en cada extremo para que los difuntos se guíen y lleguen a la ofrenda dispuesta para ellos.

Cada objeto colocado en la ofrenda tiene un significado específico, el agua para refrescarse del largo camino que han recorrido para llegar, las velas y el camino de los pétalos de flores de zempoxochilt son para iluminar y guiarse el camino que recorrerán para llegar a la ofrenda, solo por mencionar elementos importantes dentro de la ofrenda.

La convivencia entre vivos y muertos termina el día 2 de noviembre después de las 12:00 hrs. del medio día y así se termina esta gran festividad y así los muertos se van al lugar de donde vinieron y los vivos a disfrutar de los elementos que se colocaron en el ofrenda, degustando así de frutas, comida y bebidas.

comments powered by Disqus