Región de Michoacán de Ocampo

Día de Muertos en Michoacán de Ocampo

Ubicado en el extremo centro occidente de la República Mexicana, el estado de Michoacán de Ocampo toma su nombre del náhuatl, que significa “Lugar de Pescadores” y del prócer de la República, Don Melchor Ocampo. Fue cuna del imperio purépecha que se extendió por casi todo el centro de la República Mexicana. La belleza de sus ritos, su folclore  gastronomía, el color de sus artesanías y la hospitalidad de su gente lo hace distinto de los otros estados.

En el área de los lagos de Janitzio, la fiesta dedicada a honrar la memoria de los muertos se manifiesta con todo su esplendor.

Altar - Día de MuertosLos habitantes de Janitzio participan en un rito tradicional que es un deber sagrado, el cual honra por igual a vivos y muertos. Mujeres y niños de la isla llegan al panteón y se dirigen hacia las tumbas de sus antepasados bajo un silencio que contrasta con la luz de las velas, mientras colocan los alimentos predilectos de sus difuntos y su petate. Un altar de muerto, su color, su aroma, su luz y su contraste motivan a no quitar la vista de cada uno de sus elementos. en cada región el altar representa la bienvenida a los muertitos que vienen de visita después de un largo recorrido por el Más Allá.

Cualquiera que tenga la fortuna de apreciar todos los preparativos y la magnificencia de la Celebración de Día de Muertos, en Janitzio se lleva una experiencia inolvidable.

Entre las características más notables de esta región destacan:

La Cacería de Patos con Fisga

Entre las tradiciones únicas de esta región esta el pato enchilado. Tradicionalmente la cacería de pato es realizada por la gente del lugar desde una canoa y cazado en el aire con una fisga.

Vigilia en el Cementerio

Tan única en esta región es la vigilia en el cementerio el 1 de noviembre. Mujeres y niños, en la isla de Janitzio, son los únicos permitidos dentro del cementerio para realizar la vigilia nocturna. Mientras que los hombres los esperan a la entrada.

velacion_angelitosLa Velación de los Angelitos.

El 1 de noviembre, al amanecer, los niños toman el lugar central. Abrigados para protegerse del frío, siguen a sus padres al cementerio donde se llevará a cabo la velación.

Durante tres horas, en las tumbas de sus hermanos y hermanas fallecidos, ellos velarán mientras que sus padres los miran desde el filo del cementerio

Bien el día 2 de noviembre llegan los muertos y no precisamente para asustar, llegan para comer, compartir y convivir con los vivos. También en esta tradición mexicana, se mezclan: el dolor, la tristeza por el ser querido que partió al mundo de los muertos, y el llanto se entremezclan con el colorido, la fiesta, la alegría y la diversión.

LOS 7 NIVELES

Primero se construye o fabrica el esqueleto del altar ya sea con cajas de cartón, madera o lo que se encuentre a fin de que queden bien cimentados los 7 niveles, de los cuales el séptimo debe de estar casi a la altura del suelo y sobre él se pone el segundo nivel que es un poco más chico que el primero y así sucesivamente hasta llegar al primer nivel, cada escalón es forrado con un lienzo blanco nuevo que represente la pureza, el cielo, y una franja en el centro de color negro. Cada escalón tiene un significado y debe contener ciertos objetos en específico:

  • Primer escalón se pone la foto del santo o virgen de la devoción.(cielo)
  • Segundo escalón es para las ánimas del purgatorio.
  • Tercero se pone la sal para los niños del purgatorio.
  • Cuarto se pone pan llamado “pan de muerto”, este pan es adornado con azúcar roja que simula la sangre, se recomienda que el pan sea hecho por los parientes del difunto, ya que es una consagración.
  • Quinto se pone la comida y la fruta que fueron los preferidos por el difunto.
  • Sexto se pone la foto del difunto a quien se dedica el altar.
  • Ultimo se pone la cruz de un rosario hecho de tejocote y limas.

Los Elementos que debe tener un altar en Michoacán de Ocampo y su significado:

Retrato de la persona recordada:  El retrato del recordado, sugiere el ánima que los visitará la noche del 2 de noviembre.

Pintura o cromo de las Ánimas del Purgatorio: La imagen de las ánimas del purgatorio sirve para pedir la salida del purgatorio del alma del difunto por si acaso se encontrara ahí.

Doce cirios. Aunque pueden ser menos, tienen que ser en pares, de color morado con coronas y flores de cera, son señal de duelo.

Se prenden cuatro velas principales formando una cruz orientada a los cuatro puntos cardinales. Los cuatro cirios en cruz, representan los cuatro puntos cardinales, de manera que el ánima pueda orientarse hasta encontrar su camino y su casa.

Al lado del altar, se pone una olla de barro sobre un anafre con hierbas aromáticas: albahaca, laurel, romero, manzanilla y otras más.
Dos calaveras grandes de azúcar. Y otras 12, o menos pero en pares, medianas, éstas son alusión a la muerte, siempre presente. Las calaveras son alusiones a la muerte que siempre esta presente. Son coloridas calaveras de azúcar, barro, chocolate y yeso con adornos de colores, de fuerte influencia barroca. distribuidas en todo el altar. Las tres calaveras pequeñas y en un nivel bajo, son dedicadas a la Santísima Trinidad, y la grande en el mismo nivel, al Padre Eterno.

Seis candeleros , con boca suficiente para ubicar los cirios

Un lebrillo o aguamanil que tenga o no pedestal,Una pieza de jabón de pan y Una toalla de cualquier calidad. Estos elementos se colocan por si el ánima necesita lavarse las manos después del largo viaje.

Jarra y vaso, preferiblemente de vidrio transparente para que se pueda apreciar el contenido que será de agua natural. El agua en la jarra es para que se moje los labios resecos por el largo viaje desde el más allá.

Cazuela o cazuelas con comida. Se prepara puro chocolate oscuro en la mesa principal y se coloca comida al agrado de los fallecidos, se cocinan desde días antes los platillos tradicionales como: tamales, mole, arroz, calabaza en tacha, etc. para que los muertos puedan disfrutar de su esencia. La comida no es únicamente para el alma visitante, sino para los deudos, quienes festejaran con ella.

Chiquihuite tortillero.
Botella de licor, vaso ‘caballito’ (para tequila), un salero y un platito con un limón partido. El licor, tequila preferiblemente, es para que recuerde los grandes acontecimientos agradables durante su vida y decida visitar a los vivos.

Cincuenta veladoras medianas (opcional).
Velas, veladoras y cirios del altar Las velas, veladoras y cirios sirven como luz guía a este mundo. Por tradición se colocan velas, veladoras y cirios de color morado (símbolo de duelo) y blancas (símbolo de pureza). Cuatro cirios se colocan en alusión de los puntos cardinales. Las veladoras se extienden a modo de sendero para llegar al altar. Las velas y demás veladoras se colocan sobre candeleros morados repartidas en todo el altar siempre en un número par. Las velas, veladoras y cirios con luz son la clara representación del fuego.

Pan de Muerto

Pan de Muerto

Pan de muerto (Dos piezas medianas). El pan representa la generosidad del anfitrión, y el regalo de la tierra misma. Es un elemento agregado por los evangelizadores españoles el cual también es una representación de la eucaristía. Existen múltiples variantes en su elaboración, como lo son los panes en forma de “muertitos” de Pátzcuaro y de la selva potosina y en el centro de México se acostumbra el pan de anís en forma de domo redondo, adornado con forma de huesos en alusión a la cruz y espolvoreado de azúcar.
Un camino desde la puerta de la entrada hasta el altar formado con flor de cempasúchil.
Una vara para liberar al muerto del demonio y los malos espíritus.

El cirio representa el alma sola.

Las frutas son la ofrenda que nos brinda la naturaleza. Generalmente son cañas de azúcar, naranjas, tejocotes y jícamas.
Un Cristo para que haya bendiciones.
Papel de china que sea morado o rosa oscuro y tantos pliegos como superficie se pretenda cubrir.

Papel picado.

El papel picado es una representación de la alegría festiva del día de muertos y del viento. Da colorido y alegría de vivir
Cadenas de papel morado y amarillo que significan la unión entre la vida y la muerte. El morado representa la muerte y el amarillo la vida, por lo que con este adorno queda representada la delgada línea existente entre la vida y la muerte.
La cruz pequeña de ceniza se pone por si el ánima se encontraba en el purgatorio, ayudándolo a salir de ahí para continuar su viaje.

La cruz grande de ceniza sirve para que al llegar el ánima hasta el altar pueda expiar sus culpas pendientes.

Flores_de_cempasuchilFlores de cempasúchil (del náhuatl: cempoalxóchitl que quiere decir: flor de 20 o más pétalos). Las flores fungen como ornato en todo altar y sepulcro. La flor de cempasuchil es uno de los elementos más importantes de los altares, además de ornato la tradición indica que su aroma sirve de guía a los espíritus en este mundo.
Copal e incienso El copal es un elemento prehispanico que limpia y purifica las energías de un lugar y de las personas que lo utilizan, se coloca en un brasero y purifica el ambiente para los espíritus esperados. El incienso es un elemento colombino que al igual que el copal purifica y santifica el ambiente, quemándose en un incensario. se pone en el ultimo nivel del altar para guiar al difunto en su regreso a la tierra.

Arco.

Sobre la tumba es colocado el arco. Adoptado de los misioneros, la cruz indígena que lleva el arco simboliza el fuego, el sol y Venus, como sacerdote y mensajero. También representa el número 5 con un punto en cada esquina y uno en el centro. Las esquinas simbolizan los puntos cardinales, y el del centro   representa al sol. La unión de esos cinco puntos coincide con dos líneas que se cruzan.

El agua.

El agua es de suma importancia y tiene múltiples significados. Refleja la pureza de las almas, es reflejo del ciclo continuo de la regeneración de la vida y la muerte y promesa de fertilidad en la vida y en la siembra. Se coloca un vaso de agua fresca para que el espíritu refresque sus labios y mitigue su sed después del viaje desde el mundo de los muertos. A la vez se coloca un aguamanil o jícara con agua, junto a un jabón, una toalla y un espejo para el aseo de los muertos.

La Sal.

Es un elemento de purificación, sirve para que el cuerpo no se corrompa, en su viaje de ida y vuelta para el siguiente año.
Objetos personalesLos objetos personales son artículos pertenecientes en vida a los difuntos y se colocan en el altar para que el espíritu pueda recordar momentos de su vida. En el caso de que el difunto sea el espíritu de un niño suelen colocarse juguetes en el altar.

Los adornos.

Inifinidad de adornos alusivos a la muerte han surgido del arte popular mexicano y se han agregado al altar de muertos. Figuras con cuadros de entierros, velorios o cementerios, o representando escenas de la vida cotidiana con esqueletos como personajes realizados en figuras de alfeñique, cartonería, madera, barro o yeso, son típicos de la fecha, así mismo como hermosos arreglos frutales o florales.

comments powered by Disqus